Header Expomin 2016 Prensa

Categoría: Newsletter´s

screenshot-sicurlatinoamerica cl 2015-07-10 00-17-54

Antonio Frey, Subsecretario de Prevención del Delito

Extra News 2: Seguridad desde y para las personas

La delincuencia y la inseguridad son problemas nacionales, cuyas causas, expresiones y problemáticas varían en cada territorio. Así, las dificultades que aquejan a una vecina de Arica o Talcahuano no necesariamente son las mismas que enfrenta un habitante de Santiago. Más precisamente, las dificultades de los habitantes de una comuna varían sustancialmente en una misma ciudad e incluso entre barrios de una misma comuna. En virtud de ello la experiencia comparada nos enseñaque la coordinación de todos los actores, el rol central de la ciudadanía y el fortalecimiento de las autoridades locales es el camino para devolver la seguridad a la comunidad.

Con esta idea, el 9 de septiembre de 2014, la Presidenta Michelle Bachelet ingresó a la Cámara de Diputados el proyecto de ley que crea los Consejos Comunales de Seguridad Pública. Esto significa que, una vez aprobado el proyecto, el Estado proveerá los mecanismos para que sean los gestores locales, es decir, el alcalde, los concejales, las policías, los fiscales y las organizaciones comunitarias, quienes se comprometan a abordar las prioridades de la comuna en materia de seguridad y definir los cursos de acción más adecuados para lograrlos. Con metas conocidas por todos, e indicadores concretos para medir su efectividad.

Los Consejos Comunales serán los organismos encargados de diseñar año a año las estrategias locales para enfrentar la delincuencia, con énfasis en la creación de soluciones a los problemas definidos en base a las necesidades locales de seguridad. Asimismo, funcionarán como un órgano de monitoreo, con la misión de evaluar mensualmente la correcta aplicación de las acciones para hacer frente a los fenómenos priorizados.

La definición de esta política local de seguridad, permitirá dar coherencia a la inversión en proyectos vinculados a la prevención y a la reinserción social.

Por su parte, en cada una de las comunas del país, el alcalde y los representantes locales de las policías serán los encargados de liderar y coordinar los consejos, para lo que contaran con el apoyo de representantes de la sociedad civil y miembros del Concejo Municipal.

Es importante destacar el papel que jugarán las diferentes instituciones públicas y las policías en dicho proceso. Ello permitirá dotar de mayor legitimidad a su accionar, logrando una mayor sintonía con las demandas ciudadanas por seguridad.

De ahí que cada consejo dispondrá de un representante local de Carabineros, la PDI y la fiscalía. Esta instancia la integrará además por ejemplo, personal del Servicio Agrícola y Ganadero en comunas donde ambos rubros son una importante fuente de trabajo para sus habitantes, funcionarios de aduanas en aquellas que cuenten con pasos fronterizos o la gobernación marítima en aquellas comunas costeras.

Por último, cuando lo considere pertinente, el alcalde podrá solicitar la participación en las sesiones de miembros de otros estamentos del Estado que forman parte de su musculo fiscalizador, tales como el Servicio de Impuestos Internos.

De esta manera, los Consejos Comunales permitirán que las respuestas en materia de seguridad se adapten a las necesidades de las personas y a la diversidad geográfica y económica de las comunas. En definitiva, estamos también hablando de una mejor democracia. La gestión de recursos públicos –que son de todos- debe ser transparente, debe ser conocida y debe apuntar a las necesidades concretas de las personas. Eso es más y mejor democracia. Cuando la ciudadanía se siente parte de las soluciones a sus problemas.

Son las vecinas y vecinos de nuestro país quienes mejor saben cuáles son los puntos a atender en materia de seguridad, por lo tanto, es imprescindible escucharlos y considerar su experiencia. El Plan Nacional de Seguridad Pública y Prevención de la Violencia y el Delito tiene ese enfoque: la seguridad es un derecho y como tal, requiere tener en el centro a las personas. Pero, ese derecho para ser efectivo requiere del concurso de todos y del cumplimiento de nuestros deberes como ciudadanos y actores sociales.